El KONG es un accesorio muy útil para el aprendizaje canino desde los primeros años del perro, ya que puede servirle desde mordedor a comedero.

Está fabricado en un material flexible pero resistente que le dará muchas horas de juego y actividad.

El funcionamiento principal consiste en rellenarlo entero de comida, con colmo, de manera que al animal le cueste sacarla.

Consejo: es recomendable comenzar sin mucha complicación (que la comida no se caiga sola pero tampoco sea tarea imposible) e ir aumentando la dificultad según avance su nivel de experiencia

El relleno se puede hacer con un solo ingrediente, pero lo ideal es utilizar 3 capas en este orden:

  • BOCADO APETECIBLE: será su comida favorita e irá colocada en el fondo para que a través de la obertura trasera del KONG pueda olerla pero no acceder a ella, así la búsqueda será más motivadora ya que el “premio gordo” está al final. Sugerencias: salchicha untable, paté o fiambre.
  • PLATO PRINCIPAL: como segunda capa metemos su ración de alimento habitual, cuya ingesta será parte del entretenimiento pero también el camino para llegar hasta el plato más interesante. Podemos jugar con una o varias capas de este ingrediente y el anterior. Sugerencia: pienso.
  • APERITIVO: como último ingrediente, y sobresaliendo por la obertura delantera del KONG (la grande por la que introducimos los alimentos) utilizamos lo que para el perro será el reclamo y primer bocado. Un pequeño snack que le llame la atención para empezar a comer pero no le llene. Sugerencias: chuchería, galleta o yogur.

relleno-kong

Esta composición es una sugerencia orientativa para que su uso sea más efectivo y duradero

Se pueden utilizar multitud de variantes e ir probando ideas para adaptar también al gusto del perro. Es importante variar el contenido, su formato (probar a meter ingredientes más sólidos o incluso congelar el KONG) y dificultad para que continúe siendo una actividad interesante para el animal, y no pierda el interés y se canse de usarlo.

A continuación, te detallo algunos casos de comportamiento canino que el KONG puede resolver:

1) Mordisqueo

La mayoría de perros se activan por la noche después del último paseo. Esto puede deberse a que el paseo es demasiado largo o a que le ofrecemos demasiada actividad física. De vuelta en casa, necesitan gestionar ese estrés y mordisquear es una manera de relajación, por eso un KONG les puede ayudar a tranquilizarse.

2) Dentición

Durante los primeros meses del perro, es común el dolor de encías provocado por el crecimiento de los dientes. Existen modelos de KONG específicos para cachorros, con un tamaño y una dureza adaptados que les ayudan a aliviar las molestias.

3) Ansiedad por separación

El primer paso para resolver este problema es hacer al perro más independiente durante nuestra estancia en casa. Para un animal que nos sigue a todas partes, ofrecerle un KONG significa encontrar una actividad más interesante (de unos 30 minutos de duración). Una vez se acostumbre a utilizarlo empezaremos a dárselo para hacer secundario el hecho de quedarse solo en casa. El procedimiento adecuado sería evitar dárselo justo al irte porque entonces lo asociará con que te vas; lo ideal sería dárselo unos 10 minutos antes de prepararte para salir, porque entonces para cuando salgas todavía le quedará para rato y se mantendrá desconectado del hecho de estar quedándose solo. Inicialmente haz salidas breves para ir viendo cómo lo gestiona.

perro-miedo-petardos

4) Excavación

Los comportamiento repetitivos o compulsivos sin ningún fin también están relacionados con la ansiedad: hacer agujeros en el jardín, rascar la pared, perseguirse la cola… En estos casos es necesario que el perro aprenda a relajarse y con la ayuda de un KONG le resultará más sencillo de conseguir.

5) Aburrimiento

Si no dispones de mucho tiempo para dedicarle a tu perro, elimina el bol de comida y empieza a ponerle actividades mentales a la hora de comer. Esto le irá genial como punto de partida para aprender a estar tranquilo en casa.

6) Positivación

Utilizar un KONG relleno es muy efectivo para volver positivo un espacio que en un principio genera inseguridad al animal, como una jaula o transportín. El proceso de adaptación debe ser progresivo y nada forzado, para que el perro se acostumbre a su ritmo a entrar de manera voluntaria al lugar. En este vídeo te enseño paso a paso cómo prepararlo:

7) Control de peso

Si tu perro se muere por su pienso, no hace falta que añadas salchicha al KONG, puedes utilizarlo únicamente como recipiente para la comida. El ritual de comida será más placentero, estimulante e incluso mejorará su digestión.

Poner un KONG en su vida es el primer paso para tener un perro feliz

También te puede interesar: Tipos de juguete para cachorro y cómo elegir el adecuado