La adopción de un animal es una gran decisión que conviene considerar con mucha calma. La llegada de un nuevo inquilino a nuestro hogar es un cambio muy importante, pues se trata de una gran responsabilidad que aumenta en complejidad cuando el origen incierto de la mascota es fruto del abandono o la pérdida. Además, en el caso de los gatos el carácter territorial felino suma algunas particularidades que se deben tener en cuenta para que la mudanza no afecte de manera negativa a ninguna de las partes, ni al gato, ni a la familia de adopción, y mucho menos en el caso de que en la casa ya haya un minino previamente.

Las consecuencias de la adopción son siempre una mejora de la calidad de vida del animal y por supuesto de la casa y la familia, por tanto hoy te damos 5 recomendaciones que puedes seguir si quieres integrar un nuevo felino en tu hogar pero las dudas están frenando tu decisión:

1. Antes de la acción, revisión

La primera medida que debes tomar es llevar al animal al veterinario para una revisión completa. Por buenas que fueran sus condiciones previas, en protectoras o refugios, la convivencia con muchos otros animales puede resentir la salud del animal. Lo principal es asegurar que el gato se encuentre en perfectas condiciones, sea cual sea su edad, y sobre todo descartar por completo la posibilidad de que pueda acarrear algún tipo de infección o parásito, que podría transmitir a la otra mascota ya residente y complicaría mucho la situación.

2. La mudanza

Una vez listo para entrar a casa, es primordial habilitar una habitación especialmente para el nuevo gato. Hay que preparar cama, mantas, arenero, comida y bebida, y algunos juguetes para que se sienta cómodo en su nuevo hogar. Es muy importante que el otro/los otros gatos no tengan acceso a esta habitación, a pesar de que evidentemente notarán enseguida que algo está ocurriendo… Esto es perfecto, pues su innata curiosidad hará que durante los primeros días husmeen la zona, exploren y vayan utilizando el sentido del olfato y el del oído para reconocer al recién llegado. Este momento es el inicio de la presentación.

gato-nuevo

3. Primera toma de contacto

Tras las primeras sospechas alrededor de la habitación apartada del gato adoptado, es hora de pasar a un mismo espacio. Esta adaptación debe de realizarse con la ayuda de un transportín, de este modo los gatos veteranos ya pueden comenzar un acercamiento más profundo pero el nuevo permanece protegido. Así, ambas partes reaccionarán con un comportamiento de mayor seguridad e irán tomando confianza. Dos consejos útiles para esta fase son: 1) distribuir premios o pequeños snacks alrededor del transportín para que los gatos externos retengan el proceso como algo positivo; y 2) a la vez pueden intercambiarse entre el “invitado” y los “anfitriones” algunas mantas o juguetes, para que se conozcan de manera más cercana por sus olores.

4. Acompañar al nuevo

Pasados los días iniciales ha llegado un momento importante: el primer contacto físico. Para esta etapa, una técnica interesante es coger en brazos al gatito nuevo y dejar que el otro/los otros se acerquen poco a poco. En este punto, que es el paso previo a la adaptación total, puede ser de gran ayuda el uso de productos como Feliway, que evitará posibles reacciones de ansiedad.

5. Supervisar la escena

El paso final es dejar al nuevo gato suelto en el espacio común. Esta fase es decisiva para que los veteranos dejen de ver al “invasor” como una amenaza y comiencen sus lazos de convivencia. Es muy importante que estés en todo momento presente en estos primeros encuentros directos, sin intimidarles ni interactuar si no es necesario, pero pendiente por si hubiera algún movimiento brusco que pudiera provocar un enfrentamiento o desembocar en pelea. Superadas las anteriores etapas de conocimiento mutuo, no debería haber grandes problemas en esta última.

En definitiva, introducir un nuevo gato en casa requiere un proceso de adaptación que exige tu dedicación y paciencia para que el cambio sea lo más natural y fluido posible. De ese modo, todos tus mininos estarán a gusto y seguro que muy pronto serán grandes compañeros.

Espero que te haya resultado útiles estos 5 consejos para la introducción de un gato adoptado en casa. Si tienes interés por las adopciones felinas y por todas las particularidades que rodean a los mininos no pierdas de vista la actualidad de nuestro proyecto MIAO.