Seguimos con los calores y los perretes con sus lenguas hasta el suelo.

Como ya sabes, hay algunos trucos para hacer más llevadera la temperatura.

Pero, a veces, lo mejor es recurrir a productos innovadores que nos hacen la vida más fácil. O, en este caso, más fresca.

Hoy te descubro 4 accesorios que ayudarán a tu perro a pasar un verano más agradable.

Fresco en la bebida – Ice Bowl

Como te comenté hace unos días, el agua es muy importante para tu mascota en estos días. Debido al calor, el perro utiliza su lengua y su jadeo para regular la temperatura de su cuerpo. Ésta, junto a la sudoración de sus patas, es su forma de transpirar y cuando el ritmo se acelera, poder rehidratarse es fundamental.

El animal debe tener en todo momento bebida limpia y fresca disponible. Con este tipo de bebedero, consigues que el agua se mantenga fría más tiempo. Su funcionamiento es muy sencillo. Sólo hay que desmontar la parte superior del cuenco y meterla al congelador un par de horas. Las bolitas de gel que lo rellenan se congelarán y mantendrán heladas durante horas, refrigerando el agua con la que llenes el bol.

bebedero-fresco

 

Fresco en la tripa – Manta refrigerante

El vientre y las articulaciones también son zonas calientes del cuerpo perruno. Su piel es más fina y además concentran numerosos vasos sanguíneos. Por eso verás que el perro tiende a tumbarse con la tripa tocando directamente el suelo. De esta manera transmite rápidamente el frío.

Pero si queremos evitar que esté tirado directamente en el suelo, la mejor solución es una manta refrescante.

Esta esterilla tiene un relleno que, en este caso, no es necesario enfriar previamente. Su refrigeración se activa con la simple presión. Una vez el animal se tumba sobre la alfombra, el gel de su interior comienza a enfriar. La manta puede ponerse tanto sobre su propia cama, u otro mueble que le permitas usar, como directamente sobre el suelo.

manta_refrigerante_perros

Fresco en la cabeza – Collar refrigerante

Un paso más allá: queremos es que el fresco le acompañe allá donde vaya. Pero no hay problema, también hay un complemento para esto. El collar refrescante es una cómoda tira adaptable para perros de cualquier tamaño.

El cuello del perro, igual que el abdomen, es una zona que concentra mucha actividad sanguínea. Refrescando esta parte, conseguiremos bajar unos grados la temperatura media de todo el cuerpo.

La pieza puede refrescarse tanto en la nevera como en el congelador. Después se ajusta con un cierre de velcro bajo la cabeza del perro y ¡listo! Muchas horas de fresquito sin importar el lugar.

collar_refrigerante_perros

Fresco en el cuerpo – Chaleco refrigerante

Pero si lo que buscas es un auténtico aliado que refresque hasta las aventuras más atrevidas de tu perro, el complemento ideal es el Swamp Cooler de Ruffwear.

Se trata de un chaleco protector que se ajusta al lomo del animal una vez humedecido con agua.

Su tejido funciona en dos direcciones: retiene el agua absorbida para refrescar y actúa como parasol contra el calor. Su acción refrescante puede durar varias horas, pero también se puede ir recargando cuando sea preciso, tan sólo escurriendo y mojándolo de nuevo.

chaleco-refrescante

Y tú, ¿tienes ya alguno de estos productos para un verano perruno más fresco? ¿Los conocías?

Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en contárnoslo. 😉